sábado, 28 de mayo de 2011

Una tarde muy fría de invierno, estaban un grupo de amigas y amigos echando unas risas en el mismo lugar de siempre. Lucía lo acababa de dejar con un chico y estaba mal, lo que más necesitaba era estar con sus amigas de siempre, reírse, gritar cuando el mundo se lo pidiese, pasárselo bien sin darle explicaciones a nadie, en resumidas cuentas, ser ELLA. Pero en ese momento, llegó él, su mejor amigo, el que siempre le hace reir en los momentos más dificiles a pesar de haberle tratado mal y haber sido borde con él, en muchas ocasiones. 
El también lo había dejado hacía poco con una chica, Lucía también intentaba consolarle y decirle que todo tiene solución; sí, es raro, pues le estaba dando consejos que ni ella misma aceptaba. En esos momentos, habían cogido muchísima confianza el uno con el otro, íban juntos a todos lados, les daba igual lo que la gente pensase de ellos, solamente les importaba su amistad, sin saber, que meses después, todo se iría la mierda. Esa noche, se fueron a dar una vuelta porque querían tomar el aire. Después de estar hablando más de una hora, se olvidaron de todo lo que no tenía que ver con ellos, y... Se liaron. No sabían si habían confundido amor con amistad o qué había pasado, pero pasó y ninguno de los dos se arrepentían de ello. Siguieron siendo los mejores amigos que eran. Lucía pensaba que después de lo que había pasado aquella noche, nada iba a ser igual que antes entre ellos, pero afortunadamente, se confundió. Días después, Lucia y su mejor amigo, querían volverse a liar, pero sin nada serio, solamente liarse, sin sentimientos. Lucía empezó a sentir algo más por él, él también por ella, supuestamente. Él se tenía que ir de vacaciones, pero hablaban muy a menudo y habían quedado en volverse a liar cuando se volvieran a ver. Cuando él volvió, estaba muy frío con ella,y Lucía no sabía por qué, pero ella pasó de esto y no volvió a pensar más en eso. Quedaron, pero no pasó nada. Volvían a quedar pero no pasaba nada, solamente se trataban como amigos. Nada más. Días después, Lucía se entera de que hay alguien más, que él supuestamente se habia enamorado de otra. Lucía se había sentido engañada por él, por las cosas tan bonitas que le decía, ya que le estaba demostrando que no había sentido nada de lo que la habia dicho. Lucía, días después, se dio cuenta de que todo había sido un capricho y pasó del tema. Ahora, Lucía ha encontrado a alguien de verdad, que la respeta y la quiere, es feliz, mientras tanto, él estaba solo como la una, pues la chica no quería nada serio con él. 
Con esto, os quiero decir, que no mezcleis el amor con la amistad, porque casi nunca sale bien.
(R)

No hay comentarios:

Publicar un comentario