lunes, 9 de mayo de 2011

-Ven, acércate. 
+Dime.
-Pon la mano aquí, sobre mi pecho.
+Si.
-¿No lo notas?
+¿El qué?
-El latido de mi corazón, va a mil por hora.
+Es cierto.
-Tú eres el responsable de la rapidez de mis pulsaciones, por tanto tienes mucho que ver en mi vida. Si estás lejos van muy lento, en cambio cuando te acercas...
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario