miércoles, 29 de agosto de 2012

Sólo espero que no llegue ese día en el que nos crucemos, nos miremos a los ojos y no seamos capaces de decirnos adiós.
(r)
No aguanto más esta situación, es superior a mis fuerzas.
(R)
Hoy es un día de esos en los que pienso que nada vale la pena... La gente a la que quieres está cada vez más distanciada... malos momentos familiares.. Hoy es uno de esos días en los que no tengo ganas de nada, de esos en los que tengo  un nudo en la garganta que no hay ni dios que me lo quite, de esos en los que echo la culpa a esa alergia que nunca tuve por tener los ojos rojos y llorosos todo el día, de esos en los que no quiero ver a nadie y a la vez a todo el mundo, de esos en los que estoy a la defensiva por cualquier gilipollez que me digan, de esos en los que estoy insoportable y me doy cuenta de la gente que me quiere, porque me aguanta... de esos días en los que quiero salir y a la vez estar en casa todo el día... De esos días.
(R)
Os echo de menos... 
(R)

miércoles, 22 de agosto de 2012

Ora che mi sento bene... eh... spengo la luce(8)


Llevo varios días paseando sin parar por tu mente.

Mi peor error fue poner puntos suspensivos donde iba un punto y final. 
A veces la vida te plantea situaciones difíciles, tan difíciles que incluso pueden llegar a cambiarte, a endurecerte, hacen que pierdas la esperanza, que te vuelvas más serio, más duro, más desconfiado... Todo por culpa de personas que no supieron valorarte ni tratarte como merecías. Entonces aparecen otras personas en tu vida, personas que se tragan tu dureza y tu seriedad, personas que igual no se merecen que las trates así, pero tú no lo puedes evitar, te han hecho daño y ya no eres tan ingenuo. Pero hay veces que esas personas te demuestran cosas, cosas que hacen darte cuenta de que no porque te hayan fallado diez veces te van a fallar once, de que no todos son iguales como pensabas, de que hay gente diferente que puede llegar a tratarte como nadie lo ha hecho nunca. Y es entonces cuando vuelves a cambiar, cuando vuelves a sonreír, a ablandarte, a confiar, a ilusionarte, e incluso... a enamorarte. 
(MP)

MP.

-¿Te digo una cosa?
+¿El qué?
-T  y lo que sigue, jaja
+¿T y lo que sigue? ¿Qué significa eso?
-Aaa, ¿a qué no lo adivinas?
+¿A que sí lo adivino?
-¡A ver listillo!
+Te quiero.
-Mmm... podría ser... jaja
+¿Cómo qué podría ser? Es eso claramente... porque no será te odio verdad?
-¡No! Pero también puede ser te amo, te adoro...
+Jajaja eso, pero cosas buenas siempre eh? 
-Sí.
+¿Sabes?
-¿Qué?
+Yo T y lo que sigue mucho más.
(MP)

(8)

He bailado bajo la lluvia, he sentido la luz del Sol, he tenido la sensación de que me quieres... 

T y lo que sigue...



MyA :)
Es ese miedo a equivocarme. Ese maldito miedo que tengo desde pequeña. Ese miedo a decir que sí cuando  haya que decir no, y a decir no cuando haya que decir sí. Ese miedo a tener dos caminos que elegir, y escoger el que me lleva a un lugar equivocado, pero sobre todo ese miedo a pensar, ¿qué hubiera pasado si hubiera tomado la otra opción? Supongo que no seré la única persona de este mundo que tiene ese miedo, y si es así admiro a todos aquellos que no lo tienen, que tienen siempre las cosas claras. Porque el miedo a equivocarse y a pasarlo mal es horrible, y más horrible aún es tener miedo a hacerle daño a alguien que no lo merece... 
(MP)
No soy de esas personas que dejan las cosas a medias, nunca me ha gustado eso. Siempre he decidido aclarar todo antes de pasar página. Pero contigo... Contigo todo ha sido muy diferente, y decidí pasar por no comerme más el coco. Dos años. Dos años de risas juntos, de peleas juntos, de perder la relación por varios meses y volverla a retomarla como si nada. Dos años en los que hemos conocido a otras personas e incluso hemos iniciado relaciones. No te reprocho el haber venido a buscarme, he de admitir que fue muy tarde, te reprocho el haberte tirado más de un año sin decirme nada, año que yo pase soñando que vinieras a buscarme, que me pidieras perdón por todo lo que hiciste y me dijeses que me querías e intentases enmendar tu error. Pero no... No te atreviste, ¿por qué ahora? ¿Por qué ahora que soy feliz con otra persona? Está bien que lo intentes, pero no intentarlo cuando ya me has perdido, si has estado callado un año, puedes estarlo diez más, y si tanto me quieres deja que sea feliz... En la vida a veces se gana y a veces se pierde, y tu tuviste tu oportunidad y no la aprovechaste, ahora, que la aproveche otro.
(MP)

Queridas ''S''...

Todas las cosas acaban. Es ley de vida. El bote de mantequilla se acaba gastando. La maceta de tu alféizar se acaba marchitando. El canario que te regalaron en tu cuarto cumpleaños acaba dejando de cantar. La luz del Sol se apaga al final del día. Tu camiseta favorita termina quedándote pequeña. Tu boli favorito, aquel champú con olor a menta, el verano, la tarrina de helado de stracciatella, la infancia, el pintauñas color coral, el simpático chico que conociste en la playa, tus amigos del colegio... Todas las cosas terminan, o bien por que se acaban, o bien porque se estropean, o bien porque mueren, o porque se pierde el contacto... Pero terminan, terminan para dar paso a otras nuevas. A veces hay ciertas cosas que se pueden evitar, otras veces no se puede hacer nada... Es verdad que nos hemos distanciado, es verdad que todas lo hemos ido dejando y nos hemos ido alejando pensando que alguien iba a venir a solucionarnos la papeleta y que todo iba a volver a ser como antes, las fiestas sorpresa, los "pijamas party", las películas en el campo, las tardes de helado, chuches y charla... Todo eso se terminó, y he de reconocer que lo echo de menos, vosotras también, y lo se. Solo quiero que sepáis que no estoy enfadada, y no os reprocho nada, siempre voy a estar ahí, y siempre recordare con una sonrisa todos los momentos que hemos pasado, pero esto ha sido solo una etapa de nuestras vidas, una etapa que recordaremos siempre con una sonrisa. Ahora es tiempo de conocer nueva gente, de seguirnos equivocando, pero ante todo de madurar. Os deseo los mejor mis queridas ''S''.
(MP)

Increíble.

Es increíble como una habitación llena de gente y de ruido puede quedarse vacía y en silencio en tan solo una fracción de segundo. Es increíble lo fuerte que pueden llegar a ser los sentimientos hacia alguien, lo suficientemente fuerte como para que entres en un lugar lleno de gente y solo lo veas a él, como para que todo el mundo te hable y te salude y no escuches a nadie, como para que estés en medio de una pista de baile con más de cincuenta personas bailando a tu alrededor y sientas que estáis solos tú y él, como para que dejes de escuchar la música y escuches tan solo el sonido alterado de un corazón, como para que las luces sean tenues y sientas que su sonrisa lo ilumina todo, como para que le mires a los ojos y pares el tiempo con un beso. Es increíble encontrar a una persona que te complemente. Es increíble llegarse a enamorar... 
(MP)