miércoles, 22 de agosto de 2012

Es ese miedo a equivocarme. Ese maldito miedo que tengo desde pequeña. Ese miedo a decir que sí cuando  haya que decir no, y a decir no cuando haya que decir sí. Ese miedo a tener dos caminos que elegir, y escoger el que me lleva a un lugar equivocado, pero sobre todo ese miedo a pensar, ¿qué hubiera pasado si hubiera tomado la otra opción? Supongo que no seré la única persona de este mundo que tiene ese miedo, y si es así admiro a todos aquellos que no lo tienen, que tienen siempre las cosas claras. Porque el miedo a equivocarse y a pasarlo mal es horrible, y más horrible aún es tener miedo a hacerle daño a alguien que no lo merece... 
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario