martes, 28 de diciembre de 2010

Pequeñas cosas que luego resultan ser grandes cosas.

Una simple moneda de 50 céntimos, un simple vodka con limón, son pequeñas cosas que en su momento no tienen importancia, pero más adelante te empiezas a dar cuenta de que han sido los primeros granos de una gran montaña de arena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario