jueves, 19 de mayo de 2011

Como simples marionetas...

A veces hay gente que nos ve así. Como simples marionetas, de papel o de madera, que pueden manejar como se les antoje. Marionetas que ni sienten ni padecen. Nos ven inferiores. Pues no. No es así. En este mundo todos somos iguales. Vale, unos serán más altos, otros más bajos, unos rubios, otros morenos, unos extrovertidos, otros introvertidos... pero todos tenemos algo en común. Todos somos personas, todos tenemos manos, todos tenemos ojos, todos sentimos, y todos padecemos. Todos lloramos, y todos reímos. Todos, absolutamente todos somos iguales. Y todos nos merecemos querer y ser queridos. 
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario