lunes, 23 de mayo de 2011

Ahora me dicen que no duermes, que lo pasas mal, que tienes pesadillas que te hacen despertar. Pues bien, ya sabes lo que es sentir remordimientos de conciencia. Te acuerdas de ella, te acuerdas de lo cabrón que has sido, ¿pedir perdón? Ni se te pasa por la cabeza, piensas, ya para qué, no me va a perdonar. En realidad no lo haces porque no tienes huevos para hacerlo. Mira, ella no es igual que tú, gracias a Dios. Y lo que te ocurre, es poco para lo que debería... 
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario