domingo, 1 de mayo de 2011

Todos son iguales. ¿Cuántas veces habremos pronunciado esta frase, después de habernos llevado un chasco con algún tío? Yo recuerdo cuando la dije por última vez, exactamente hace una hora, que una amiga me estaba contando que ''su chico'' la ha dejado por otra. Siempre decimos esto, hasta que conocemos a la excepción que confirma la regla, hasta que le conocemos a él. Aquel que hace que todo cambie, aquel por el cual nos nace una chispa de esperanza, aquel que cambia todo nuestro mundo y lo pone patas arriba, aquel que nos quiere y al que nosotras queremos, aquel que es diferente a todos, único. 
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario