jueves, 12 de mayo de 2011

No me gustan las rutinas, y no quiero que te conviertas en una.

-Mira, a mí no me gustan las rutinas, y no quiero que te conviertas en una.
+¿No?
-No.
+¿Entonces qué quieres?
-Quiero que seas imprevisible. Quiero que contigo existan las casualidades, que nos crucemos de casualidad por los pasillos, pillarte casualmente sonriéndome, que suene esa canción y buscarnos mutuamente. No verte un día y preguntarme donde te has metido. Eso es lo que quiero. 
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario