jueves, 5 de mayo de 2011

MP

Un día jugué a quererte. Pero hay veces que un juego, se convierte en una realidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario