viernes, 1 de abril de 2011

Yo no puedo compartir tus labios.

Tal vez fue ese el problema. Tal vez fue por eso por lo que tardé tanto en olvidarte, o incluso es probable que aún no lo haya hecho. Y es que es muy difícil olvidar que tus labios fueron míos una noche. Es difícil olvidar esa atracción, ese sentimiento. Por una noche, sentí una verdad de tu parte, de parte de tus labios. 
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario