miércoles, 27 de abril de 2011

La princesa llorona.

Érase una vez, una princesa que siempre lloraba, siempre estaba llorando, ya fuera porque estaba triste, o porque estaba alegre, o porque quería conseguir algo. Una niña que todo lo solucionaba llorando. Pero un día, intentó llorar, y no pudo. No caía ninguna lágrima de sus ojos, y entonces se puso muy triste de verdad. Probó a beberse toda el agua que pudo, pero no era capaz de llorar. El hechicero del reino la preparó su mejor poción para que llorase, y aún así fue incapaz de hacerlo. Entonces la princesa, se arrepintió por haber estado tanto tiempo llorando, y se puso muy, muy triste, pero ya era tarde, se había quedado sin lágrimas. 
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario