martes, 12 de abril de 2011


No se si os habéis fijado en la cara que se les pone a los niños pequeños, cuando juegan al escondite con sus padres, y ellos los encuentran, esa cara de felicidad, de admiración, la misma que tienen los bebés cuando cuando jugamos con ellos a típico juego de ''cucu? trás''. Pues, exactamente la cara que se nos queda cuando nos encuentra nuestra media naranja. Esa cara de alegría, emoción. El ver a la persona que más te ha hecho sentir en tu vida, es algo maravilloso. 
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario