lunes, 18 de abril de 2011

Es duro ver a la persona que quieres con otra, y más duro es asimilarlo.

Ella bajaba para su casa con sus amigas. Ese día había sacado su mp4, ese día estaba ausente. Le costaba fingir que se encontraba bien, cuando en el fondo estaba hecha polvo por dentro. Duele ver cada día a ese alguien que te ha hecho tanto daño. Ya eran las 12 de la noche, la hora de irse a casa, sus amigas ya se iban, y ella se iba con ellas. Él había desaparecido, ella supuso que ya se habría ido a su casa. Bajaban una cuesta que estaba cerca del parque donde él vivía, cuando en su mp4 sonó esa canción, esa canción que había marcado tantos momentos juntos, y entonces sucedió. Los dos se cruzaron en ese parque, cada uno por diferentes aceras, pero se cruzaron. Se miraron fijamente y siguieron su camino. Él entró en su casa, y ella siguió caminando, siguió caminando porque es lo que tienes que hacer cuando te levantas, aunque no pudo evitar derramar la última lágrima, una lágrima que cerraba una gran historia, una gran e intensa historia. 
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario