jueves, 7 de abril de 2011


Aún recuerdo aquel día, que yo estaba triste, porque me había peleado con mis padres. Y viniste tu, y me susurraste al oído todas aquellas locuras, y me hiciste reír. Tú hacías de las cosas difíciles y feas, sencillas y bonitas.
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario