lunes, 4 de abril de 2011

En ocasiones, las cosas más pequeñas, son las más maravillosas.

Para un matrimonio, un hijo, un bebé del tamaño de una cuarta, les hace las personas más felices del universo, para una madre, llevarlo en sus entrañas durante aproximadamente nueve meses, para ambos, verlo nacer, verlo crecer, verlo dar sus primeros pasos, verlo hacerse su primera herida, verlo graduarse... para unos padres un bebé es algo maravilloso. Para alguien que está triste, alguien que ha perdido todo, alguien desolado, una sonrisa por parte de alguien de su alrededor, una simple sonrisa, puede hacer crecer una chispa de esperanza en su vida. Para alguien solitario, alguien que nunca ha tenido amigos, encontrarse una moneda de 1 euro e intentar cogerla, y en ese instante cruzarse con otro alguien, solitario como él, y que va a resultar ser el amor de su vida, es algo maravilloso, encontrarse esa pequeña moneda de 1 euro va a ser lo mejor que le pasó en su vida. Para un sordo, el simple hecho de ver salir el Sol, sin ni siquiera poder escuchar a los pájaros cantar, o al viento aullar, es algo maravilloso. Y así queridos amigos, les animo a estar atentos a su alrededor, porque todos están rodeados de pequeñas cosas maravillosas, que podrían cambiarles la vida en el momento más inesperado. 
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario