sábado, 23 de abril de 2011

Dime con quien andas y te diré quien eres.

¿Nunca habéis pensado hasta que punto puede llegar a cambiarte una persona? Siempre he pensado que uno es como es gracias a su familia, a sus amigos, a sus experiencias etc. Pero hay veces que la gente cambia de manera radical en muy poco tiempo. Hay veces que conoces a alguien, y este te cambia de los pies a cabeza. Si ese alguien es una persona mala, te echas a perder, hay veces que te conviertes en un auténtico cabrón. Pero en ocasiones, ese alguien es bueno, y uno cambia para bien, te entran ganas de hacer cosas buenas, de sonreír, de alegrarte a ti mismo y a todos, cambias incluso tu estilo de música. En diferentes etapas de nuestra vida vamos a conocer a gente que va a ser muy importante para nosotros, gente que te hará aprender, reflexionar, cambiar. A veces el cambio es tan grande, que aún a pesar de haberse ido esa persona, seguiremos teniéndola muy presente. 
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario