sábado, 23 de abril de 2011

Ayer volví a estar con él. No estuvimos hablando ni mucho menos, yo estaba con un grupo de amigos, y el se acopló con otro amigo nuestro, pero estuvimos juntos. Lo miré una y mil veces buscando algo, un motivo, algo que me hiciese ver que tenía algo bueno, no lo encontré, no entiendo como me podía gustar alguien así, pero en aquellos tiempos me gustaba, tal vez sea eso, que nos gusta lo que nunca pensamos que nos iba a gustar. Me reí de él, sí, así como suena, me reí de él. Me reí de sus frases tontas, de sus posturas... de él en general. Ahora lo pienso, y me preguntó porque lo hice, tal vez realmente me reía de él, o tal vez me reía de mi misma, por lo estúpida que había sido todo este tiempo. 
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario