sábado, 9 de abril de 2011

Ahora me doy cuenta de que nunca ha habido un nosotros. Para ti siempre ha habido un ella, y para mí siempre un tú. Y ahora me pregunto, ¿qué hemos sido? Y a mi mente solo viene una palabra. Una dolorosa y seca palabra. Nada. 
(MP)

2 comentarios: