domingo, 9 de enero de 2011

A otra cosa mariposa.

Quieres algo. Es como el juguete nuevo, intacto, desconocido y eso te llama la atención. Te gusta demasiado y haces todo lo posible para conseguirlo. Sufres, lloras, lo pasas mal, pero no te rindes, lo quieres cueste lo que cueste y para conseguirlo estas dispuesto a hacer cualquier cosa. Al final, después de un montón de lios, un montón de lágrimas, un montón de obstáculos, lo consigues. Tal vez no de la manera que querías al principio, pero lo consigues. Y cuando lo tienes, te das cuenta de que no te gustaba tanto. Te has cansado de luchar, te vas y lo dejas tirado. Y sigues tu camino en busca de algún otro juguete.
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario