domingo, 16 de enero de 2011

Al final, sale el Sol.

El amor verdadero es como un bálsamo para las heridas del alma, pues como la luz del Sol nos reconforta cuando la tormenta ha pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario