martes, 11 de enero de 2011

Eres la luz de mi camino.

-Yo no puedo seguir con esto. Lo siento.
+¿Qué pasa ahora?
-Más bien di que no ha dejado de pasar. Estoy viviendo una mentira. Te estoy engañando a ti y a mí misma. Yo no te he olvidado. Yo te quiero aún. Y tú a mí jamás me has querido y jamás me querrás. Así es que es mejor dejarlo aquí.
+ ¿Qué te hace pensar que no te he querido y que no te quiero?
-Nunca lo has dicho.
+Tampoco he dicho lo contrario.
-Ese es el problema, que tú nunca dices nada, nunca te mojas. Eres un cobarde.
+Sí. Soy un cobarde. Tienes razón. Soy un cobarde porque he callado, pero también lo soy por todo lo que te he hecho. Mira estoy perdidamente enamorado de ti. He intentado hacer todo lo posible para no sentir esto y para que tú te olvidaras de mí. Me he tirado a todas las que he podido y aún así tú no te ibas de mi mente. He sido un borde y un cabronazo contigo, pero aún así tú seguías ahí. Esto que siento es muy fuerte. Eres lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo. No sabía si eras una piedra o la luz de mi camino. Ahora me he dado cuenta de que eres la luz. Eres mi sonrisa de cada mañana. Eres mi alegría de cada día. Eres la razón de mi existencia. Todo lo mal que lo he pasado antes, se ha borrado con tu llegada. Me arrepiento por cada lágrima que derramé por todas las chicas con las que estuve antes. Ahora se lo que es el amor. Soy tuyo y siempre lo seré. Pídeme que te baje la luna y te la bajo ahora mismo. Pídeme amor eterno y lo tendrás. Pídeme lo que quieras menos que te olvide.

(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario