miércoles, 30 de marzo de 2011

Tocado y hundido.

-No te hundas tia...
-Cuando el barco se hunde, el capitán se hunde con él.
-Tu barco aún no se ha hundido.
-Pues mis ojos no dicen lo mismo.
-A mi no me importa lo que dicen tus ojos, me importa lo que dice tu corazón y si tienes una sola oportunidad de ser feliz no la tires por la borda.

(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario