domingo, 27 de marzo de 2011

En tu espejo un testamento, no nos queda nada.

Duele ver que las cosas no salen como uno quisiera. Duele poner un punto y final. Duele pasar página. Pero lo que más duele es terminar algo que nunca había empezado.
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario