martes, 15 de febrero de 2011

Un juego.

El amor es como un juego. Cuestión de suerte, de probar... Todos podemos ganar y todos podemos perder. Todos podemos tener más suerte unas veces que otras. Pero hay que tener cuidado, porque el juego cambia constantemente, se puede invertir en cualquier momento, ahora puedes estar de suerte y ganar todas las partidas, pero el día de mañana la suerte puede cambiar y volverse en tu contra.
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario