viernes, 4 de febrero de 2011

//

-Pff...
+Hace un mes, estábamos justo aquí, las dos. Y si no lo recuerdo mal estabas llorando por él también. ¿No crees que tus lágrimas valen demasiado como para derramarlas por ese imbécil?
-Pero es que resulta que yo quiero a ese imbécil.
+¿Lo quieres mucho?
-Demasiado.
+¿Y a ti? ¿Te quieres a ti? Porque yo creo que no, si te quisieras, aunque solo fuera un poquito, comprenderías que no estás bien, que no se puede estar llorando día sí, día también. Piensa si te merece la pena seguir con alguien así...
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario