miércoles, 16 de febrero de 2011

Pero el destino no puede romper este sentimiento.

Hoy he aprendido algo sobre el perdón. Todos nos equivocamos millones de veces a lo largo de nuestra vida, pero no todos reconocemos nuestros errores y pedimos disculpas. El equivocarnos es algo que no podemos evitar, todos hacemos cosas que a veces no están bien, cosas que incluso pueden hacer daño a alguien. Pero hay veces que aprendemos, vemos nuestro error e intentamos rectificarlo pidiendo perdón. Es admirable el saber pedir perdón, admitir un error y pedir perdón, pero también es admirable saber perdonar, dejar a un lado el daño que te hayan hecho y darle otra oportunidad a ese alguien. Porque al fin y al cabo, todos nos equivocamos.
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario