sábado, 26 de febrero de 2011

Otra noche en el hastío de no poder entenderte.

Vas caminando por un camino. Estás tan feliz con las cosas positivas que te muestra ese camino que no miras por donde vas andando. Entonces te das cuenta de que hay un gran agujero en mitad del camino pero ibas tan concentrada que cuando te diste cuenta de que estaba allí, ya era tarde, ya habías caído dentro. Ese agujero es como un pozo sin fondo. Caes, caes, pasan los meses y sigues cayendo pero nunca llegas al fondo. Entonces tu mayor deseo es llegar a ese fondo, llegar al suelo, porque una vez que estás en el suelo puedes levantarte y seguir caminando.
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario