viernes, 17 de enero de 2014

Uno no sabe lo importantes que pueden llegar a ser los momentos hasta que ve algo que le hace recordarlos. Tú, en el autobús de vuelta a casa, has olvidado el mp4 y tu móvil se está quedando sin batería. Escuchas la música de la radio, está demasiado alta, o quizá no. Miras por la ventana, aún falta mucho para llegar. Suena "mar antiguo" del Último de la fila. Una parada. Caras nuevas. Una te mira sonriente y te guiña un ojo. ¿Y este de qué va? 
Cinco años después. Café con las de siempre en el bar de siempre. "Mar antiguo" de nuevo. Esa misma cara, esos mismos ojos, esa misma sonrisa. 
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario