sábado, 30 de julio de 2011

Hay veces que te enamoras de la persona equivocada, y eso crea una venda en tus ojos, algo perjudicial ya que ves solo lo que quieres ver. Tus amigos, tu gente, te habla con sinceridad, sobre lo que te conviene y lo que no, y tú no los escuchas, estás completamente ciego. Luego la cosa acaba mal, tal y como todos, excepto tú, esperaban. Tú piensas que todo ha sido culpa tuya, que tal vez tendrías que haber actuado de otra forma, aún después de todo el sufrimiento, eres incapaz de quitarte esa venda de los ojos. Pero pasan los meses, tal vez los años, y es cuando te das cuenta... Es cuando te das cuenta de que todo el mundo tenía razón, cuando te das cuenta de que las cosas son más complicadas de lo que parecen, cuando te das cuenta de que has sido una gilipollas, y cuando te sientes libre y preparada para empezar de cero, y arrancar esa página del libro de tu historia. 
(MP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario